#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

La famosa época del último esfuerzo

| 3 Comentarios

Ya estamos en época de finales veraniegos, esa época en la que mientras esperamos para dar un final, estamos listos para desmayarnos del calor. La famosa época del “último esfuerzo y listo”.

Diciembre, el último mes del año ya se hizo presente, y con él las múltiples inscripciones/ratificaciones a los finales. Mientras estudiás todas las estructuras de los aminoácidos vas pensando, cual famoso canal de la televisión argentina, “faltan x días para Navidad (y muchos menos para el final)”.

Entonces, estás completamente decidido. Ahora, haces la gorda y te mandás. Estudiás todo perfecto, te sabes hasta el abecedario al derecho y al revés; y vas a rendir.

Estás en pleno examen, y muchas veces pasa lo siguiente:

  • Si es choice, se te resbala el lápiz mientras te preguntás “estos desgraciados, tantos años acá adentro y ni un ventilador tienen… bueno bueno, basta, entonces la 1) es la C…”.
  • Si es escrito, y no estás en los mejores lugares de toda la facultad para escribir, descubrís una nueva posición anatómica de cómo sentarse y no morir en el intento… mientras te cerciorás de que todo lo que escribas se entienda.
  • Si es oral, titubeás como tarado, ¡no queda otra, señoras y señores!; y a medida que respondés vas aprendiendo nuevas expresiones faciales, como: “este no sabe un corno“, “me sorprende que agregó ese detalle”, “no termina más…”, “me está dando muchas vueltas”, “se desmaya en 3, 2, 1…”.

Y listo, terminaron los finales de diciembre. Ya está, se acabó. En Navidad/Año Nuevo brindamos que Marcos Juanito Rodrigo aprobó (agregar la materia que más querés aprobar) y vendrá un nuevo año con todo.

PARÁ PARÁ, LLEGÓ ¡FEBRERO! yeeey!).

Viste que no podías llegar, viste que querías concentrarte en algún final más “difícil”, o que querías dejar todo para febrero… y te llegó la noche.

En mi caso, mientras van pasando los años, uno se va acostumbrando a la rutina finales diciembre – fiestas – enero de estudio – febrero de finales – días/semana libre – arrancan las clases devuelta. Y con esos años te das cuenta que tu formación profesional, cada vez está más metida y estacada en todos tus planes a través de los 365 días del año.

Pero cuando terminás de estudiar, luego de muchas “mirá qué día hermoso, y yo acá estudiando como un…”y POR FIN pudiste aprobar ese examen que te atormentaba el inconsciente… ¡GLORIA DIVINA!

Así que, ávido lector, el sacrificio es grande ¡pero la recompensa es enorme! ¡No aflojes!

Autor: Ezequiel Quintana

Estudiante de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Mirador de películas de amplio espectro. Un tipo "del Interior" que vive en la Gran Ciudad. Aspirante a plasmar momentos en fotografías, y a tener un estetoscopio colgado en el cuello... algún día.


Compártelo:


3 comentarios

  1. Es exactamente lo que me está pasando ahora! Rindo fisiología en 2 días :O

  2. Que bueno que estaa!, realmente pasa esto y SOBRE TODO cuando describis la parte de que la uni se vuelve parte de los 365 dias de tu vida ; pero cito “el sacrificio es GRANDE pero la recompensa es ENORME” ?

  3. A mi me pasó en diciembre, el profesor apagó los ventiladores para explicar algunas cosas del examen y yo pensaba “que calor, lo hacen a propósito!!”.
    Luego a los 10 minutos lo volvió a prender y hacían mucho ruido y mi mente divagaba pensando “Así no me puedo concentrar!” jajaja al “final” nada le viene bien.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.