#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

Periodismo o Planificación, esa es la cuestión

| 2 Comentarios

A la hora de elegir orientación el estudiante de comunicación entra en pánico, por desconocimiento o por excesiva información al respecto. Algunos consejos a tener en cuenta a la hora de decidirse entre una u otra opción.

duda

La indecisión es muchas veces producto del desconocimiento. Cuando llega el momento de elegir, el dilema se plantea entre dos posibilidades: Periodismo o Planificación Comunicacional. La primera orientación quizás sea más obvia que la segunda, pero eso más que dar seguridad, termina por complicar más las cosas. Aquí es donde surge una pregunta clave: ¿Qué es la planificación?

Como estudiante, participé de un encuentro ofrecido por mi facultad en el que se planteó el mismo interrogante. La respuesta no fue tan sencilla como parecía, aunque sí perfectamente entendible. Plani” implica el detrás de escena del mundo de la comunicación. Son aquellos profesionales que hacen hablar a una empresa, una ONG, un club social, una municipalidad o hasta una escuela.

Los planificadores son los encargados del lado público de estos organismos: comunicados, folletería, publicidad, promoción, logotipos. Son los responsables de crear su identidad y de generar un vínculo con los clientes, y además, se encargan de la comunicación interna: entre empleados, la relación con el jefe, los métodos de trabajo y la forma de optimizar todo eso.

Los años de planificación se caracterizan por tener una dinámica de grupo hasta el final de la carrera, como así también prácticas constantes con organizaciones reales (con o sin fines de lucro) de La Plata o alrededores. En las cursadas, las claves son: un buen equipo de trabajo y suerte.

La dinámica es muy diferente a la del periodista. No hay noticias, no hay acontecimientos. Hay una organización que necesita de la comunicación para vender u ofrecer sus servicios de forma eficiente. Tan simple y complejo como eso. Quizás este breve recorrido por la noción de planificación no sea suficiente, por eso, hay que tener en cuenta otra cosa: quien elige esta orientación es porque verdaderamente está enamorado de ella, por ese plus que llama la atención de algunos estudiantes que incursionan en su mundo.

Otro dato a tener en cuenta es que en la actualidad existe un mercado emergente, como es el de internet, en donde aparece en escena una figura que bien podría ser representada en la del planificador comunicacional: la del community manager o responsable de comunidad. Según la Fundéu, el término refiere a “aquella persona encargada de sostener, acrecentar y defender las relaciones de la empresa con sus clientes en el ámbito digital, gracias al conocimiento de las necesidades y los planteamientos estratégicos de la organización y los intereses de los clientes”.

Con sólo googlear esta profesión se podrá valorar su salida laboral, formas de trabajo y posibilidades. Su correspondencia con nuestros intereses dará una razón más para decidirse por una u otra orientación.

Y antes de finalizar, otra diferencia: el periodista puede llegar a ser freelance, el planificador no. ¿Por qué? Muy simple: no se puede trabajar solo. La tarea se comparte con diseñadores gráficos, editores, expertos en marketing y publicidad y hasta con periodistas u otros planificadores. La versatilidad de la carrera demanda profesionales igualmente diversos, que sepan “un poquito de todo” y cómo poner en juego todas estas herramientas para concretar los objetivos.

Espero que estas claves les de seguridad a la hora de decidirse. Cualquier consulta al respecto, pueden dejar su comentario. Ya lo dijo Descartes: “Pienso y dudo, luego existo”, y como estudiantes no estamos exentos a este principio. Menos, a esta altura de la carrera.

Autor: Nicolás Francisco

Estudiante de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. Conductor de radio. Crítico, extrovertido y sociable. @nikkofran


Compártelo:


2 comentarios

  1. Hola creo que tu visión de comunicación es la tradicional, hoy la planificación esta muy ligada a la políticas públicas del Estado, y no solo a la dinámica del capitalismo de vender un producto, esa dinámica es una imposición de la planificación tradicional.

    La planificación logró revindicarse desde una mirada latinoamericana y pensarse a modo estratégia situacional, diferenciando esa mirada tradicional de la planificación para el desarrollo o la planificación para las empresas, y logra desarrollarse teniendo en cuenta al otro, a esas otras voces, en latinoamerica, se plantea desde el Estado para el pueblo.Desde la cultura y desde los medios, darle voz al pueblo, (tendría que ampliar).
    Desde ahí que nace la planificación desde el Estado y corta con esa mirada tradicional, funcional a las grandes empresas. Hoy por ejemplo, el ministerio de Desarrollo trabaja con muchos planificadores que estan en constante dialogo con esas voces.
    Es cierto que es muy amplio el tema, pero quedarse en que solo somos los profesionales que planificamos o vendemos para un empresa. Esa mirada es caer en el funcionalismo lógico del capital.
    El planificador debe ser mediador en todo, y en base a eso lograr identificar las diferentes perspectivas a trabajar y ver que vías de acción se pueden llevar a cabo. Lo interesante de esta mirada de planificación es que se elabora con raices fuertemente latinoamericanas, desde la cultura, y no desde el mercantilismo. En fin quería aclarar eso nomas, saludos!

  2. Otro error: el planificador sí puede -y efectivamente lo hace- trabajar como freelance. Hoy en día muchas consultoras de comunicación contratan profesionales freelance que desarollan proyectos concretos para algunos de sus clientes. De esa forma, las consultoras disminuyen costos (precarizando el trabajo, claro está) y los planificadores encontramos una gran oferta laboral que nos permite trabajar Home Office y participar de distintos proyectos a la vez. Por ejemplo, yo trabajo facturando como monotributista a una consultora. Manejo los propyectos y acciones de comunicación vinculados a algunos clientes específicos, y lo mejor de todo: a pesar de que la oficina está en capital, yo sólo viajo una vez por semana por alguna reunión puntual. El resto de la semana trabajo desde La Plata. ¿La contra? La paga para los analistas freelance no es buena, no tenés un régimen de contratación formal ni todas las protecciones que tienen los trabajadores en relación de dependencia.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.