#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

Guía de carreras para el joven escritor

| 44 Comentarios

Como escritor, el modo en el que vivas tu educación y tu vocación va a ser muy distinto al de tus pares. Esto se aplica especialmente si decides ir a la universidad, donde aquellos que estén en tu misma posición tendrán no solo una nueva tarea sino el deseo y las herramientas de reflexionar sobre lo que significa estar preparándose para ejercer un oficio, tanto a nivel social como personal. Las reflexiones con las que te encuentres serán particularmente a nivel personal, después de todo, ¿qué es este nuevo conjunto de materias que, de pronto, ha tomado el control total de mi vida y me aleja de mi novela, mis cuentos, mi poesía? Ser universitario, ¿me beneficia como escritor? ¿O son más los daños que esta carrera universitaria trae? Esas serán preguntas que acecharán en tu mente, y con razón. Una carrera universitaria es todo un compromiso, y es lógico y deseable que afrontemos un compromiso tan grande con una buena dosis de introspección y que estemos seguros de que estamos en donde debemos estar. Es importante que estemos seguros de que tantas horas lejos del teclado o del cuaderno sean justificadas.

Como ya debes saber, es muy difícil ganarse la vida como escritor. Por eso es importante tener un “Plan B”, una fuente de ingresos con la cual puedas llegar a mantenerte mientras escribes en tus ratos libres. Una realidad será que mientras tus compañeros de clase sienten que se están preparando para seguir su verdadera vocación, vos vas a sentir que la carrera que estás haciendo es simplemente un complemento de tu verdadero llamado. El escritor, en mi humilde opinión, no se forma en un salón de clase, sino en momentos de soledad, en abundantes lecturas, en diccionarios, en incontables borradores y en sus experiencias de vida. Pero eso te deja con la pregunta ¿qué voy a estudiar, si la facultad no me va a formar (o si lo hace, será solo parcialmente) para lo que quiero hacer? Al entrar a la universidad, algunos escritores comienzan carreras que tienen algo que ver con su arte mientras otros se decantan por otras que, a simple vista, son al escritor lo que un pez a una bicicleta. Aunque yo en lo personal soy de la opinión de que, ya que vamos a gastar tanto tiempo valioso en la universidad, elijamos una carrera que al menos nos dé algunas herramientas para cuando decidamos escribir, lo cierto es que el verdadero artista encontrará palabras hermosas hasta en los lugares más inverosímiles. Siguiendo esta filosofía, aquí les dejo una guía de posibles carreras para un escritor con el proyecto de comenzar sus estudios universitarios, que incluye las opciones más obvias pero también otras que no lo son tanto.

Letras

Esta parece ser la opción más obvia para un escritor. ¿Qué mejor para aprender a escribir que estudiar a fondo lo que hace estético a un texto? Muchos grandes escritores se han formado según las instrucciones de esta carrera, y, sin duda, los contenidos del plan de estudios de esta carrera son invaluables. Sin embargo, también hay muchos escritores que han encontrado su muerte artística mientras cursaban sus estudios en Letras. Se volvieron demasiado autocríticos y comenzaron a exigirse demasiado. Algunos han desarrollado un complejo de inferioridad al darse cuenta de que si Borges o Dante Allighieri han cometido errores, por más mínimos que sean, ¿qué queda para ellos, simples mortales con sueños que quizás le quedan demasiado grandes?

Me parece que aquellos escritores que tengan problemas con su autoestima, en especial con el amor propio que se tienen como artistas, deberían pensárselo muy bien antes de inscribirse en Letras. Sin embargo, si no piensas que vayas a tener ese tipo de problemas, ¡adelante! ¡encontraste tu vocación! Aunque es de notar que no te tiene que revolver el estómago la idea de enseñar, ya que, si bien no es la única salida laboral que existe para Letras, es la más fácil de acceder. Ser investigador, editor o corrector literario no es imposible, aunque vas a tener que tener bastante suerte para conseguir uno de los (relativamente) pocos cargos bien pagos que hay dentro de estas áreas.

Lengua Castellana

Por si no lo sabían, es una carrera diferente y separada de Letras. Aquí el enfoque está más en la mecánica de la lengua castellana que en la literatura que produjo el idioma, aunque también seguramente habrá algunas materias que se relacionen a la literatura o a otras áreas relevantes de las humanidades. También es una carrera ideal para un escritor, que sin dudas escribirá textos óptimos y sin errores gramaticales ni de ortografía luego de cursar esta carrera. Es un requisito para un escritor que se precie conocer a fondo el lenguaje para poder luego jugar con él, romper o seguir sus reglas, desenterrar palabras olvidadas, inventar neologismos artísticos y, dentro de todo, innovar, que es lo que busca todo artista, y esta carrera te pondrá a trabajar para lograr ese aspecto de escribir.

Lenguas extranjeras 

Como estudiante del traductorado y la licenciatura en inglés, aquí hablo por experiencia. Quizás no es una carrera tan obvia para un escritor, pero en lo personal yo estoy muy conforme con la educación indirectamente artística que me ha dado este curso de estudios. Aprendí a usar la gramática y ortografía de mi lengua a muy altos niveles, gracias a la licenciatura he tenido una formación muy similar a la de un estudiante de Letras en cuanto a conocimientos literarios, y al traducir he mejorado mi escritura (aunque las traducciones no siempre son textos literarios, ¡todo sirve!).

La traducción (en especial la literaria) tiene mucho prestigio en el mundo literario, y muchos grandes escritores (entre ellos Julio Cortázar y Haruki Murakami) han sido (o son) también traductores. ¡Imagínate qué sería de la literatura sin la traducción! Ya que es imposible como ser humano conocer todos los idiomas que actualmente se hablan en esta Tierra, sin traductores nos perderíamos de leer miles de libros de autores extranjeros. Y es importante que las traducciones estén bien hechas y estén narradas como si hubieran sido escritas en el idioma de llegada sin perder los rasgos más sutiles del texto original (ironías, cualquier cosa que se encuentre entre líneas, aspectos culturales…). Un traductor literario tiene que ser él mismo un buen escritor para poder tener éxito a la hora de traducir un texto literario. E incluso si terminas como traductor científico, jurídico o técnico, si lo piensas bien, te estarás dedicando a escribir. Quizás no con todo el poder de tu creatividad, pero tu vida se basará en pensar con qué palabras se expresa mejor una idea, y eso sin duda te beneficiará como escritor.

Desde el aspecto de la licenciatura, al estar estudiando una literatura de otro país y en otra lengua desde el contexto en el que estás, casi automáticamente comenzarás un proceso comparativo entre literaturas (la propia y la extranjera). Verás que hay algunos aspectos de lo que se considera estético que varían entre literaturas, y otros que son universales. Y ahí comienzan las preguntas interesantes: ¿Por qué hay aspectos fijos dentro de lo estético, que trascienden idiomas y límites geográficos, y otros que varían? Todo esto, sin duda, repercutirá de forma positiva en tu arte. Quizás incluso te vuelvas más original al adoptar costumbres de otras literaturas en la propia.

Tampoco es desdeñable el hecho de poder quizás escribir a nivel literario en una segunda lengua, lo cual como escritor te abrirá puertas a diferentes públicos que quizás de otro modo no hubieran escuchado tu voz. A mí, por ejemplo, me publicaron en un blog estadounidense, y no creo que esto haya sido posible sin la rigurosa instrucción que recibo en la facultad. Hay que tener en cuenta que también hay una salida laboral como docente y/o investigador dentro de las lenguas extranjeras.

Ciencias de la Comunicación o Periodismo

Ya sé que son dos carreras diferentes, aunque las agrupo porque son similares. Ten en cuenta las diferencias antes de elegir una o la otra. Yo estaba convencida de que iba a estudiar Comunicación, y cambié de opinión a último minuto. Es una carrera tentadora para un escritor porque te va a hacer reflexionar, aprender y practicar mucho el aspecto que se relaciona con cómo comunicar de modo eficiente una idea. Luego de estudiar esta carrera, desarrollarás el buen hábito de preguntarte si hay otra forma mejor de comunicar lo que tienes en mente. Conocer el fenómeno humano de la comunicación a fondo solo puede beneficiar a un escritor, que justamente está haciendo eso: comunicando (bueno, entre otras cosas, pero comunicando al fin).

Una falencia que yo (y otras personas que conozco, inclusive algunas que estudian la carrera) encuentro en Comunicación y Periodismo es que en la mayoría de los planes de estudio no se imparte también una materia de lengua castellana donde se enseñen aspectos importantes de gramática y ortografía, lo cual es una gran carencia incluso para aquellos que estudian estas carreras pero no pretenden escribir textos literarios, después de todo, es una generación entera de comunicadores que no ha recibido la instrucción necesaria para utilizar correctamente la lengua. Si te decides por esta carrera, marca la diferencia haciendo como alumno vocacional alguna materia de lengua en Letras o Lengua Castellana o estudia estos aspectos en tu tiempo libre. Si justo alguien del centro de estudiantes de cualquiera de estas carreras está leyendo esto, ¡hagan algo al respecto! ¡Es importante que se agregue lengua al plan de estudios!

Una cosa particular para destacar de Periodismo (y quizás también de Comunicación) es que te acostumbrará a conocer una publicación y adaptarte al estilo de la misma, lo cual aumentará tus posibilidades de que te publiquen. Periodismo es, entonces, una muy buena opción a considerar si te interesa una carrera como escritor freelance, o si te interesa en sí la carrera de periodista, que en Estados Unidos le ha valido premios a muchos desde su propia categoría en los Pulitzer, y le ha dado muchas satisfacciones a numerosos grandes escritores, entre ellos Gabriel García Márquez y Truman Capote.

Cine (o cualquier otra carrera artística que no esté directamente relacionada con las letras)

Destaco Cine porque esa carrera te abre las puertas de todo un mercado dentro de la escritura: El de los guiones cinematográficos o televisivos. Si te interesa o crees que podría llegar a interesarte inventar películas y series y expresarte por medio de diálogos, no hay nada mejor que conocer a fondo el cine y saber cómo lograr una película estética y exitosa a nivel artístico. Mucha gente a menudo olvida que la película también es un texto literario: Un texto literario en acción, ejecutado con la ayuda de muchas otras artes y conocimientos técnicos. Quizás ver cine o televisión de buena calidad incluso cuenta como lectura, ya que a partir de los análisis que hagas de estos podrás observar que hace a un buen personaje o a una buena historia, y este tipo de lecturas siempre es buena para un escritor.

Si decides estudiar música, artes plásticas, gastronomía, diseño de cualquier clase, arquitectura, publicidad o teatro, estarás ejercitando tu creatividad, lo cual es algo que sin duda disfrutas (si te gusta escribir) y puede abrirte la posibilidad de tener un trabajo que pague las cuentas y te resulte satisfactorio. Sin embargo, antes de elegir una de estas carreras (y si escribir es tu prioridad) deberías pensar sobre cómo funciona tu creatividad. Quizás sientes que es limitada y solo puede ser aplicada a un área por vez. O quizás, mientras más la usas, más se genera y regenera, lo cual te deja en una posición ideal como escritor a la hora de estudiar cualquiera de estas carreras. Al encontrar la belleza en el sonido o lo visual, tu escritura y tu pensamiento literario crecerán a niveles nunca antes esperados, y tu escritura evolucionará y se enriquecerá mientras vayan creciendo tus otros lenguajes artísticos.

Filosofía

Esta carrera me salió en primer lugar en el test vocacional, y muchas veces me pregunto qué sería de mi vida si la hubiera seguido. Sin duda, si me cambiara de carrera, me cambiaría a esta, aunque no creo que lo haga porque es muy restrictiva en cuanto a salida laboral: En la mayoría de los casos, los egresados de esta carrera se dedican a la docencia. Es importante para un escritor tener pensamiento complejo y usar correctamente la lógica. Si quieres que tus palabras comuniquen entre líneas una temática universal, una emoción o un problema intrínsecamente humano por medio de una historia, esta es la carrera ideal. También hay que considerarla seriamente si lo que te interesa es escribir ensayos u otro tipo de escritura literaria de no ficción. Muchos filósofos han tenido también el don de la palabra: Sartre rechazó el premio Nobel en literatura y Milan Kundera ha escrito un gran número de muy buenas novelas con resonancias filosóficas.

Historia

Si escribes ficción y te interesa mejorar en cuanto a planear y escribir tramas, ¿qué mejor que estudiar los hechos y fenómenos más complejos de la historia universal (o de una nación) y ver cómo diversos factores (mayores y menores) influyeron? Sin duda, tus tramas se beneficiarán en cuanto a complejidad y credibilidad si decides cursar esta carrera. Además, se abre todo un abanico de géneros literarios: las novelas históricas, las novelas de época… Podrás entrar al género con relativa facilidad con los conocimientos que te brinda esta carrera. Mientras la curses, asegúrate de hacer hincapié en cómo vivía la gente común y corriente en diversas etapas del pasado.

Psicología

No es de las carreras más obvias para un escritor, aunque, si lo piensas, es una excelente opción, porque te dará la instrucción que necesitas para crear personajes impecables. Esto es especialmente importante si tus historias giran en torno a los personajes más que a la trama (como en la literatura de principios del siglo XX). Esta carrera te abrirá de par en par las puertas a modos de narrar tales como el stream of consciousness (corriente de consciencia) y a géneros tales como el thriller psicológico. La locura y su lugar en la sociedad son temas muy explorados en literatura, y, luego de estudiar esta carrera, tendrás una base de conocimientos suficiente como para adentrarte en estos temas por medio de tus creaciones. Además, correrás menos riesgo de crear personajes poco realistas, ya que al entender bien a las personas podrás hacer mezclas balanceadas entre virtudes y defectos, y colocarás buenas motivaciones y explicaciones para que tus personajes hagan lo que hacen.

Antropología o Sociología

El estudio de la persona en grupos también es algo muy bueno para un escritor. La sociología estudia los comportamientos colectivos de un conjunto de personas, mientras que la antropología se concentra en el estudio de la cultura. Ambas son deseables para aquel que desea escribir ya que de a poco irán formando una personalidad científica y observadora en el estudio de las personas. Luego de estudiar estas carreras, te encontrarás cuestionando cosas que nunca te imaginarías haber cuestionado, desde tradiciones hasta roles previamente asignados por la cultura. ¿Por qué las cosas se hacen de una forma determinada, y no de otra? ¿Hasta qué punto influencia el comportamiento de la gente lo que hacen los demás?

Una cosa a destacar de Antropología es que muchos de los académicos que produce esta carrera pasan períodos largos de sus vidas inmersos en culturas diferentes, tales como las de los pueblos originarios, y si como escritor tienes la filosofía que antes de escribir algo interesante tienes que vivir algo interesante, este tipo de experiencia viene como anillo al dedo, ¿o no?

Abogacía

Una carrera infame en literatura latinoamericana, con muchas historias de padres obligando a sus hijos escritores a seguir esta carrera en lugar de Letras (vean, por ejemplo, las biografías de Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa), no es, de hecho, una mala elección para un escritor, especialmente si su justificación para ir a la universidad es eventualmente ganar bastante dinero para llevar una vida cómoda sin importar la suerte que tenga como escritor. Es una buena carrera para un escritor porque tiene su dosis de filosofía, y, al entender bien el orden social y cómo se mantiene, se accede a diversas reflexiones y a la exploración de interesantes temáticas en literatura. Esta es una carrera que favorece el pensamiento crítico, la defensa de una opinión y la destreza en la expresión verbal, todas habilidades muy deseables para un escritor (en especial en el área de no ficción). Además, podrás conocer los procedimientos legales para asegurarte los derechos de autor por tus obras y sabrás cómo analizar contratos de concursos literarios o los que eventualmente firmes con una editorial para publicar un libro, todas habilidades fuera de la escritura que van a beneficiarte en tu arte.

Bibliotecología y Documentación

Quizás pienses que esta carrera te va a beneficiar más como lector que como escritor, pero, si sos de la escuela de pensamiento de Borges, entonces crees firmemente que “que otros se jacten de sus páginas escritas, yo me jacto de las que leí” y que “el paraíso tiene forma de biblioteca”. Vas a tener una vida laboral rodeada de libros, y sabrás qué es lo que la gente (al menos la que visita la biblioteca en la que trabajas) más lee. ¿Por qué es esto un beneficio para un escritor? Simple, porque somos lo que leemos.

Cualquier otra cosa que te inspire, o que, simplemente, te convenza para trabajar en ella el suficiente tiempo como para ganar dinero para mantenerte.

Lo cierto es que no solo debes elegir una carrera con la escritura en mente. Ten en cuenta qué trabajo te gustaría realizar por la mayor parte de tu vida. Quizás tiene algo que ver con la literatura, quizás no. Si tu alma es genuinamente la de un escritor, encontrarás palabras para describirlo todo. Quizás tienes otros proyectos además de escribir, como empezar tu propia editorial. En ese caso, quizás te convenga estudiar Contabilidad o Administración de Empresas. Uno tal vez piensa que lo que menos quiere hacer un escritor con su vida es algo relacionado con las ciencias exactas o naturales, pero no tiene que ser el caso. La poetisa inglesa Lavinia Greenlaw se hizo famosa al escribir poemas sobre temas científicos. Quizás puedas ganarte la vida produciendo textos científicos (para un manual universitario o del secundario) y eso no deja de ser escritura. Lo importante es seguir nuestros corazones y escuchar a todas nuestras ambiciones, no solo a las artísticas. Así, no podremos equivocarnos.

Sea cual sea el camino que elijan, si lo que quieren es ser escritores, nunca piensen que su educación acaba con la facultad. No acaba ni con el año lectivo, ni con la jornada académica ni con el título en la mano. Lean lo más que puedan (de lo bueno y de lo malo, pero más de lo bueno y con un ojo crítico si leen de lo malo), coleccionen palabras raras, palabras hermosas y palabras cacofónicas. Escriban, escriban, escriban y escriban todavía más, traten de conseguir segundas opiniones para lo que escriban (quizás sirve un taller literario como actividad extracurricular) y nunca dejen de alimentar sus mentes. Lo van a necesitar.

¡TRANQUI! Te ayudamos a preparar tus finales

Autor: Virginia Castiglione

Arranqué mi vida universitaria con el Traductorado Público Nacional de Inglés en la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional de Córdoba, pero ahora sólo coqueteo con esa carrera: La cambié por la Licenciatura en Lengua y Literatura Inglesas. Si soy sincera, no sé exactamente qué quiero hacer con mi vida, excepto escribir. Soy fanática de la literatura anglosajona (pero no le hago ascos a la latinoamericana) y escribo cuentos, obras de teatro y poesía en inglés. Me considero una niña que no quiere compartir sus crayones atrapada en el cuerpo de una adulta y me encanta el arte experimental. Me puedes seguir en Twitter en @WithLoveVir


Compártelo:


44 comentarios

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.