#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

Guía rápida de cómo sobrevivir al 1er año de FMED

| 93 Comentarios

El primer año en FMED es difícil. Punto final. Tal vez, no es el más complicado en cuanto a sus contenidos, pero ¡vaya que la adaptación a ese clima y ritmo universitario agota!

No sé si existe alguna receta mágica para sobrevivir 6 años en FMED (si la conocen, pasen el dato a todos, garcas). Por suerte, yo logré evitar el suicidio en primer año. No sé realmente si a todos, a algunos o a ninguno les hará más llevadera la estadía. A mí, me fue útil. Espero que a ustedes también.

Los siguientes 10 tips no son mágicos ni siempre precisos, pero pueden ayudar a encontrar mejor el rumbo. 

1) Leer este magnífico y hermoso blog
No digo esto a modo de autobombo. Bueno, en cierto modo, si lo hago. Pero me refiero a que si buscás siempre hay alguien que ya pasó por lo que vos estás pasando. Busca a esas personas y tranquilizate, no estás solo en esto.

2) No inscribirse en más de 3 materias
En primer año, podés inscribirte en un total de 5 materias: Anatomía, Embriología e Histología, Salud Mental, Bioética I y Medicina Familiar I. Mi recomendación, es anotarse en tan solo las primeras 3. Las primeras dos son obligatorias para pasar a 2do año. Las otras, se pueden hacer en distintos años de la carrera. ¿Es tu primer año en FMED? Anda tranquilo, nadie te corre.

3) Conseguir un amigo/conocido que esté cursando al menos un año más adelantado que vos
Yo tengo al mío y es indispensable. Te recomienda cátedras, libros, apuntes. Te guía. Busca uno. No te vas a arrepentir.

4) Abusar (no sexualmente, por favor) de los recursantes
Ellos saben porque ya vivieron todo eso. Es un bajón que recursaran, pero en cierto modo ellos te guían en el estudio. A qué prestarle más atención, a qué no tanto. Son unos cracks.

5) Grupos de Facebook, ¿sí o no?
Esto sí que es muy relativo. Son útiles, porque la gente va subiendo lo que están tomando en los parciales o hacen consultas sobre los temas. Sin embargo, no hay que dejar que los grupos te pongan nerviosos. Si esto sucede, no los chequees. Mejor estar tranquilo. Pero en mi humilde opinión son extremadamente útiles para saber que tanto sabés y que tanto no.

6) Organizarse los días de estudio
En los primeros días de FMED, siempre aparece un ayudante hijo de puta que te dice “Y, con estudiar ocho horas por días vas a andar bien”. Voy tenés un ACV y un infarto al corazón en cuanto pronuncia la última palabra. ¡8 horas por día! Puede que eso sea exagerado para fechas no-límite, pero a la larga terminas estudiando todo eso. La clave es organizarse. “Si nos organizamos, coj… digo, APROBAMOS todos“. Es clave, ponerse un objetivo diario. Y cumplirlo. O al menos intentar.

7) Meterle los cuernos a la bibliografía oficial
¿Una o dos semanas para el parcial y vos todavía no sabés ni que es un músculo? Ahí es cuando le pegas una patada en el culo a la bibliografía oficial y agarrás los apuntes. Todos te van a decir “están incompletos” o “tienen errores” y tienen razón. Pero son útiles en dos situaciones:

  1. Cuando estás al mega-horno y tenés que robar datos de dónde sea, en lo posible muchos en poco tiempo.
  2. Para hacer un primer pantallazo a un tema si sos de los dichosos que pueden hacerlo.

De todos modos, es verdad que no podés confiar en ellos siempre. Pero vamos, no se hagan los puritanos ahora, yo se que todos ustedes van a agarrar algún día un Derrochas de Anatomía, un Filipino de Histología o el GarCas en Neuroanatomía. Somos pocos y nos conocemos mucho.

8) Tener una tarea extra-facultativa
Nadie quiere morir en el intento de ser médico, porque sino va a llegar el buen día en el que no haya médicos para curar a los que se mueren en el camino. Por eso lo ideal es tener una, dos o tres horas por semana para hacer otra cosa: bailar, jugar al fútbol, dormir la siesta, ver una serie, etc. Despejar la mente ayuda a volver al estudio con más pilas. Y, de paso, bajar un poquito la ansiedad y el nerviosismo.

9) No subestimar ninguna materia
“Yo soy un genio así que me voy a anotar en la cátedra difícil y voy a ser el mejor médico del mundo”. Bueno, amigo, no. No te hagas el René Favaloro porque te van a bajar los humos en menos de 16 milésimas de segundo. Mejor ir a lo seguro, que frustarse y terminar dejando la carrera, no está bueno.
Tampoco catalogar a materias de “fáciles”, porque quién les habla lo hizo y se comió un hermoso 2. Nada es fácil en esta carrera, vayan sabiéndolo.

10) No hacerse el loco y querer rendir todos los finales juntos
En primer año necesitas aprobar un solo final para pasar a segundo: el de Histología y Embriología. Entonces, ¿para qué hacerse el loquito y querer rendir también Anatomía? ¿Para tener vacaciones en Febrero? Son materias larguísimas. Siempre conviene preparar Histología y Embriología y colgar Anatomía para Febrero. Sí, es un bajón. Pero así es como las cosas salen bien.

¿Te subiste al barco de FMED? ¿Estás asustado? Tranquilo, creo que ese miedo nunca se va.

¡TRANQUI! Te ayudamos a preparar tus finales

Autor: Milena Rivero Segura

Estudiante de Medicina, UBA. Antes me estresaba insultando a Funes Mori en @Milelandia. Ahora, ya maduré. ¡Casi médica (en instantes)!


Compártelo:


93 comentarios

  1. Pingback: Anónimo

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.