#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

El miedo al primer trabajo

| 1 Comentario

He tenido muchos trabajos, muchos horarios, muchos jefes, muchos compañeros. Y en cada ocasión supe adaptarme. Aprendí, de a poco, preguntando, equivocándome. Pero estos trabajos fueron siempre trabajos informales, que nada tenían que ver con lo que yo quiero ser (escritora).

He trabajado como recepcionista, como niñera, como profesora de inglés y muchísimas veces como moza. Nunca tuve miedo de acercarme a dejar mi curriculum en cualquiera de los lugares en los que trabajé. Nunca tuve miedo de ir a buscar trabajo. Hasta que fui a buscar trabajo de lo mío.

Ese día sí tuve miedo. Mucho. De hecho no me animé a entrar. Pasé frente a la puerta con el currículum recién impreso en la mano, y seguí caminando. No me atreví a entrar. El miedo me obligó a seguir. De pronto sentí que no estaba capacitada, que no me iban a contratar ni en chiste, que se me iban a reír en la cara, que si me contrataban me iban a echar porque iba a hacer todo mal. Y seguí pensando muchas cosas más mientras me alejaba caminando con la cabeza gacha.

Pero ya estoy cansada de pensar de esa manera, de tener ese miedo a no ser nunca lo suficientemente buena. Ahora no lo soy, no tengo experiencia y tengo mucho por aprender; todavía estoy estudiando. Pero lo importante es empezar. Empezar a equivocarse. Empezar a aprender. En los otros trabajos aprendí, así que puedo aprender de nuevo. Solo tengo que dejar de pensar que no estoy capacitada y que nunca lo voy a estar. Porque es cierto que no estoy capacitada, pero si no salgo ahí afuera a equivocarme nunca lo voy a estar.

Autor: María Catalina Jimenez

Estudiante de Redacción en el Instituto Superior de Letras Eduardo Maella. Soy la menor de una familia numerosa y una casa grande. Escribo en todos lados.


Compártelo:


Un comentario

  1. Me pasó lo mismo. Todavía no me recibí y siempre pensé que como no estoy recibida y no tengo experiencia NADIE me iba a contratar. Pero gracias a las practicas que tuve que realizar para la carrera, entre a trabajar de lo que estoy estudiando y al terminar mis practicas me contrataron. La realidad es que no hay que rendirse, porque todos tenemos que empezar por algún lado. La experiencia la vamos a ir adquiriendo de a poco. Y lo más importante, a no tener miedo, confiar en nosotros y siempre dar lo mejor.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.