#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

Gente rara como yo

| 2 Comentarios

Después  de dos carreras fallidas finalmente estoy a punto de terminar el primer cuatrimestre de una carrera que sí me gusta. Mi familia y amigos no paran de preguntarme si me gustan las materias y cómo me siento, temerosos de que otra vez salga corriendo y deje todo. Pero esta vez sé que eso no va a suceder. En primer lugar porque me encantan todas las materias (algunas más que otras, pero en sí disfruto de todas). En segundo lugar porque por más que tenga que levantarme a las cinco y media de la mañana, cada día voy con ganas. Y eso no es solo por las materias sino también por la gente con la que me toca cursar.

Como en toda carrera, la cantidad de alumnos ha disminuido desde el primer día. Muchos han dejado porque no es lo que les gusta o porque les cambiaron los horarios de trabajo. Algunos se han despedido, otros han desaparecido en silencio sin ninguna excusa. Pero otros tantos han quedado y esa gente es la que logra que cada mañana me levante con ganas de ir a cursar, porque toda esa gente es tan rara como yo.

Fui a tres colegios distintos, uno público, dos privados, uno con guardapolvo blanco, los otros con polleras tableadas y en cada uno encontré un grupo de amigos, pero nunca logré sentirme parte del lugar. Siempre fui la nueva, o la que vivía lejos o la que hablaba poco. Pero esta vez, por más que yo sea una chica que se crió entre los árboles y el instituto sea un lugar rodeado de cemento, en sus aulas encontré un lugar donde sentirme cómoda y poder ser simplemente yo.

Cada uno de mis compañeros es tan raro como yo. Tienen la misma fascinación por las palabras sueltas y la palabra escrita, el olor a libro viejo y las historias que logran desvelarte. Entienden lo que se siente tener que leer una frase tres veces seguidas porque con una lectura no alcanza, a veces las palabras por pequeñas que sean ocupan demasiado espacio. Ellos entienden todo eso. De alguna manera me entienden a mí.

Creo que eso es una de las señales más importantes para saber si lo que estamos estudiando es lo que realmente nos gusta. Tenemos que encontrar gente que por muy distinta que sea, en el fondo tenga la misma locura que tenemos nosotros.

Autor: María Catalina Jimenez

Estudiante de Redacción en el Instituto Superior de Letras Eduardo Maella. Soy la menor de una familia numerosa y una casa grande. Escribo en todos lados.


Compártelo:


2 comentarios

  1. ¡Felicitaciones María! Luego de leer tantas entradas escritas por vos es lindo saber que finalmente encontraste una carrera que te gusta.

    Seguí escribiendo acá, que siempre es interesante leerte.

    Saludos.

  2. María, qué alegría leer que encontraste esa rareza en compañeros que comparten esa misma pasión. Seguro escribirás más adelante sobre tus experiencias, que lejos de ser fallidas, hicieron que llegues al lugar en el que estás ahora. Disfrútalo! Abrazo

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.