#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

La difícil decisión de estudiar lejos de casa

| 37 Comentarios

La elección de una carrera ya de por sí es complicada, y se complica más cuando la carrera que querés estudiar no está ni cerca de tu casa (o sí, pero te proponés estudiar en tal o cual universidad y no parás hasta llegar ahí). Ponés en la balanza factores como ¿me va a gustar?, ¿es verdaderamente lo que quiero estudiar?, ¿vale la pena irse tan lejos?, porque, admitámoslo, salvo que te vayas a vivir con un amigo/conocido, cocinar para uno solo es lo más deprimente que hay. Pero cuando te ponés a pensar si irte o no, creo que lo que más hay que valorar es la facultad, el plan de estudios, todo lo que podés llegar a aprender ahí, y si eso te va a servir para formarte como profesional y como persona. Como me dijo una profesora: “Uno se va formando y va tomando decisiones que lo llevan a determinado lugar. Si ahí no es feliz, debería replantearse el camino elegido y tomar otro”.

Mientras estamos estudiando es el momento para tropezarse, caerse y levantarse de nuevo para seguir. Es ahora que nos tenemos que decidir por algo que nos haga felices, total, después se puede tomar otro rumbo, ya sea con un posgrado o algún otro estudio superior. Por eso creo, estando a casi 500 kilómetros de mi casa, que si te gusta lo que querés estudiar vale la pena arriesgarse.

Para mi suerte, en la Licenciatura en Turismo de la Universidad Nacional de Entre Ríos todas las materias son promocionales con 8 o más, por lo que tuve más vacaciones en estos dos años y medio de carrera que en toda la secundaria (sí, terminás de rendir parciales a principios de julio y fines de noviembre, y hasta mediados de agosto y marzo respectivamente no empezás a cursar, ¡un golazo!). Estoy en la mitad de la carrera, con 26 materias aprobadas, y si bien casi siempre por la lejanía surgen las conocidas crisis, es necesario poner en la balanza lo bueno y lo malo, y ahí decidir qué camino seguir. Irte solo, y especialmente lejos, sirve para crecer, para independizarse (porque no es lo mismo ser independiente en tu casa, que volvés y hay algo en la heladera/cajón esperándote, que ser independiente a 500 kilómetros, donde si vos no te preocupas y hacés las compras, la alacena y la heladera quedan vacías).

Generalmente, con los días y horarios de cursada volver seguido se complica. Lo bueno de que todas las materias sean promocionales, es que podés hacerte una escapada a tu ciudad en la semana de exámenes finales. Yo personalmente vuelvo una semana cada dos meses aproximadamente a mis pagos (a veces más, a veces menos). Todo depende de si llevás la carrera al día, cómo te organizás los tiempos, si tenés que trabajar o si colgaste finales.

Irse lejos no es para todo el mundo, pero tampoco es imposible; hay que tener voluntad, predisposición, y sobre todo apoyo incondicional (además de llamadas nacionales) de las personas que más queremos, para que la distancia no se vuelva tan complicada.

Clases particulares con descuento: 10 y 15% off en packs

Autor: Ángeles Suligoy

Estudiante en crisis de la Licenciatura en Turismo en la Facultad de Ciencias de la Administración, UNER. Amante de las gomitas. Gorda de alma. Internet dependiente.-


Compártelo:


37 comentarios

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.