#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

Misión “secadores”: primeros pasos

| 4 Comentarios

Como conté en mi anterior post, me propuse el objetivo de hacer algo para que en los baños de la UBA sede Paternal, instalen unos secadores de manos eléctricos. Y este es un resumen de los primeros pasos que dí en esta misión que titulé “secadores“.

Le pregunté a mi profesor de Administración General si tenía idea de cómo tenía que hacer para lograr mi objetivo. Me dijo que vaya al Centro de Estudiantes que seguramente ellos podrían presentar un petitorio y me aconsejó que, en lo posible, trate de presentarme acompañado por otros alumnos, ya que un grupo de gente mueve más que una sola persona (justo en esa clase habíamos visto algo sobre eso). Por último le pregunté si lo veía viable, y me dijo que sí.

Unos días después, acompañado por un amigo, fui al Centro de Estudantes. Me dirigí a una chica que estaba ahí, le conté el proyecto y le pregunté cómo tenía que hacer para hacerlo realidad. Mientras charlábamos me dijo algo interesante que yo sospechaba: antes en los baños había porta toallas de papel con sus respectivas toallas de papel, y la gente “revoleaba por ahí bolas de papel y las tiraban contra los espejos“. Le creo, siempre hay inadaptados.

Eso afirma que la segunda opción que propuse (la de comprar secadores de manos eléctricos) es la más acertada en relación costo-calidad-mantenimiento y una posible destrucción provocada por inadaptados.

La chica mucha idea no tenía sobre qué podía hacer yo, así que llamó a uno de sus compañeros que estaba sentado al lado. Le contamos la idea, me dijo que se podría hacer un petitorio escrito, luego ellos se juntarían y votarían la propuesta y finalmente se comprarían los secadores. A todo esto, le dije que sonaba a un proceso largo de varios meses de duración. Me dijo que no, que por ejemplo hace poco pidieron que pongan unas luces afuera y, luego de que se aprobara, pasaron 2 semanas y las pusieron. Así que parece que no va a llevar tanto tiempo como me imaginaba.

También me dijo que en ese momento no estaba el encargado del Centro de Estudiantes de esa sede y me anotó su email y teléfono. Luego se le ocurrió que le podía mandar un mensaje en ese momento y se lo mandó. Con mi amigo esperamos unos 5 minutos a ver si respondía, y el chico nos dijo que si queríamos volver en 2 horas (cuando yo salga de cursar la materia que tenía que cursar en ese momento) para saber qué respondió.

Y así lo hice. Junto con mi amigo, volvimos y me acerqué al muchacho, que estaba terminando de hablar con otra persona. Lo saludo y me mira con cara de “¿quién sos vos?, ¿te conozco?”. Fue un poco extraño, porque lo había visto hace menos de 2 horas. Le pregunté si le había respondido “Noo, sii, mirá, veni mañana que va a estar el encargado y ahí hablas bien con él“.

Unos días después volví y hablé con el encargado. Muy buena onda, me explicó que hicieron algo parecido en la sede de Av. Cordoba pero que tuvieron que poner gente para que controle que nadie rompa las cosas. No entiendo por qué la gente rompe cosas. Cuestión que me dijo que iba a hablar con otra gente para hacer que el Centro de Estudiantes done los secadores a la facultad y que lo veía factible para el comienzo del siguiente cuatrimestre.

Quedé en que volvía a verlo en una semana para que me cuente los avances. Mis esperanzas siguen intactas.

Química CBC on demand: curso completo en video - Aprovechá las lecciones gratuitas

Autor: Nicolás Scherzer

Fundador de #SerUniversitario y tecno-amante. Le atajé un mano a mano al cáncer. Rebotando entre Sistemas de Información y Diseño Gráfico en la UBA. ¡Hincha del Rojo! También tengo Twitter: @nscherzer


Compártelo:


4 comentarios

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.