#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

Rendir los últimos finales de la carrera

| 69 Comentarios

La vida es eso que pasa mientras tratás de rendir los últimos finales y recibirte.

Me considero un tipo que usa la lógica, aclaro por cierto que estudié Programación y estoy haciendo una Licenciatura en Informática, por lo que tener un pensamiento lógico y analítico debe ser, obligatoriamente, una característica innata. Técnicamente, los últimos finales deberían ser lo mismo que el primero, el quinto o el décimo. Esto es así porque el procedimiento para rendir finales es similar: cursar la materia, regularizarla, analizar los temas, leer los apuntes, leer el libro, resumir, repasar e ir a dar lo mejor de uno. Como en la carrera que estoy haciendo no se pueden promocionar las materias, no importa la nota que obtenga en los parciales siempre debo rendir el final.

Hago esta introducción porque, como es de público conocimiento, los últimos finales de una carrera son los más difíciles de rendir. Particularmente no creo que éste feńomeno se deba a un tema de dificultad de los exámenes sino a la ‘quemadura de cabeza’ que te produce saber que estás ahí y no te podés recibir. El objetivo de este post es relatar mis experiencias y frustraciones para todos aquellos que están o estarán en ésta situación.

Como ya hice una carrera de pre-grado, ya estuve alguna vez en la situación de rendir las últimas materias de la carrera. Cabe destacar que en ésta instancia las ganas ya no eran las mismas y el objetivo era uno sólo: ¡recibirme ya!. Es por eso que en mi caso opté por una estrategia simple y estúpida: presentarme a las mesas de final como sea.

Llegó el día en que rendí mis dos últimos exámenes, que por una desorganización de fechas decidieron tomarme dos materias en un sólo día. Debido a la falta de tiempo y las pocas ganas, el resultado de mi plan fue eficaz pero sufrido. ¡La angustia de leer una hoja y no tener idea qué te están pidiendo es horrible! Sumada a la presión de toda la gente que sabe que con eso te recibís y te está esperando para felicitarte. Por suerte, para aprobar un examen con un 60% alcanza (a veces es más; a veces menos) pero logré obtener un 5 y un 4. Y arañar el título que tanto deseaba. Esa carrera la hice bien, en ese momento trabajaba part-time y me podía ‘dar el lujo’ de regularizar las materias y rendir los finales en la mesa más inmediata que surgía.

Desgraciadamente, la vida es difícil y la Licenciatura en Informática me encontró trabajando full-time. Ahí es donde cometí uno de los tantos errores de mi carrera: regularizar las materias pero no rendir los finales. La consecuencia de esto es no poder cursar materias por correlatividades y ver que tu promedio es NULL, entre otras. En ese momento es cuando tenés dos opciones: ir a llorar a un rinconcito de tu casa o enfrentar la situación y ponerte a preparar las materias. Así es como fui avanzando y pudiendo cursar todas las materias de la carrera, sorteando momentos heavy como tener que aprobar un final obligatoriamente o perder toda la cursada. Desafortunadamente, el envión exitoso duró poco.

Actualmente, si bien no tengo que cursar más, aún me quedan 9 materias por rendir para recibirme. Nueve materias… N-U-E-V-E !!! Es como un Gandalf gritando ‘You shall not pass!’ y del otro lado, por supuesto está el título. Ahí es cuando te empezás a inventar esos pseudo-logros para no bajonearte tanto, como ‘dale! que ya rendiste la materia más difícil de la carrera’ pero la verdad es que si no aprobás hasta Fundamentos de TaTeTi I, no te recibís. Y se nota que te faltan muchas materias por rendir porque cuando se lo comentás a algún amigo siempre te dice “Te falta un montóoooooooooon!!”. Me he dado cuenta que la cantidad de letras ‘o’ que conforman la palabra ‘montón’ es directamente proporcional a la cantidad de materias que te quedan por rendir.

Ejemplo:

‘Te falta un montóoooooooooooon’ —> 14 finales

‘Te falta un montóoooooooon’ —> 9 finales

‘Te falta un montóooon’ —> 5 finales

En fin, el plan ahora es muy tranqui: un Google Docs con un listado de exámenes que me faltan rendir con una columna donde pongo por cada materia la fecha ideal para presentarme y la fecha límite en que se me vence (como para no mandarme ninguna macana) y mantener una filosofía de ‘Por lo menos un examen por llamado tengo que dar’. Debo admitir que está rindiendo frutos pero a todos esos que ya me dicen ‘Licenciado’ les tengo una noticia: me recibo el día en el que Telefé deje de pasar los Simpsons.

Y vos… ¿Cómo sobrellevás las últimas materias?

Clases particulares con descuento: 10 y 15% off en packs

Autor: Angel Simón

Desarrollador de software freelance, Docente en UTN, Licenciado en Informática, Ex-handballista, Pésimo tenista, Hincha de Independiente, Nerd. @void en Twitter.


Compártelo:


69 comentarios

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.