#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

Montaña rusa universitaria

| 2 Comentarios

Disfrutar una cursada es una palmada en la espalda que te dice que todo está bien, que sigas, que nada ni nadie puede contra vos. Es una palmada que a muchos se nos hizo esquiva durante varios cuatrimestres (o años), pero que por fin llegó. Y se siente bien. Muy bien.

Es un momento para disfrutar el empujón y pensar, con mucha más confianza, en lo que se nos viene por delante. Es el momento en el que aprovechamos a respirar luego de la caída más fuerte de la montaña rusa; donde, luego de gritos y un poco de cagazo sufrimiento, nos damos cuenta de que la caída fue divertida y valió la pena la espera.

Cuando estamos en la fila para subirnos a la montaña rusa, nos puede pasar de todo: nos da miedo, ansiedad, felicidad, o hasta todo eso junto y mezclado con otros sentimientos y emociones. Escuchamos los gritos de los que están ¿disfrutando? un paseo lleno de sacudidas, vueltas y caídas, que parecen horrorosamente divertidas.

Al subirnos al carrito, que nos puede parecer medio frágil, sucio o inseguro, se nos pasa por la cabeza preguntarnos “¿por qué estoy haciendo esto?” o “¿quién me mandó acá?”. Aunque hay otro tipo de personas a las que no parece estar pasándole lo mismo; parecen calmadas y experimentadas.

Nos toca empezar el recorrido, con una subida impresionante, lenta, con una inclinación que parece de 90 grados. Nos empiezan a transpirar las manos. Nos agarramos fuerte, pataleamos un poco, miramos para todos lados y nuestro compañero de al lado, un humano desconocido que está en la misma situación que nosotros, ahora es nuestro mejor amigo. Y casi sin darnos cuenta, estamos al borde del abismo, juntos, preparados (o no) para la primera gran caída. Y sucede.

Al final de la caída, algunos podrán sentir la tan ansiosa palmada en la espalda. Otros empezarán a dudar de si esa montaña rusa es para ellos; podrán apretar el botón de pánico (si es que existe y lo encuentran) o esperarán a la siguiente caída (o caídas) para ver si la disfrutan. ¿Y si no la disfrutan? Siempre existirá la posibilidad de subirse a otra montaña rusa universitaria.

Autor: Nicolás Scherzer

Fundador de #SerUniversitario y tecno-amante. Le atajé un mano a mano al cáncer. Rebotando entre Sistemas de Información y Diseño Gráfico en la UBA. ¡Hincha del Rojo! También tengo Twitter: @nscherzer


Compártelo:


2 comentarios

  1. Buenas noches, si bien se que mí universidad no va a llegar a ser la más votada por su matrícula de alumnos, e gustaría que apareciera en las opciones, quién sabe, quizás algún día llegué a serlo.
    Universidad nacional del noroeste de la provincia de Buenos Aires (UNNOBA), sedes en Pergamino y Junín.

    Gracias saludos!!

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.