#SerUniversitario

Experiencias universitarias contadas por universitarios.

“Sí se puede”

| 17 Comentarios

Eso es lo que decimos con una amiga constantemente cuando nos escribimos mails diciendo “este finde me pongo a estudiar sí o sí”, o “este cuatri no me quedo con ningún final previo”. La verdad es que si bien no me quedaron muchos previos durante mis años de cursada, nunca me ocupé de darlos demasiado rápido, así que casi siempre tenía al menos uno. Este cuatrimestre estoy totalmente decidida a terminarlo sin uno solo. ¿La razón? Me voy de vacaciones a mitad de año, y no quiero siquiera pensar en que tengo que dar materias mientras esté a kilómetros de la facultad.

Lo cierto es que nunca me funcionó muy bien eso de estudiar para los previos, por eso siempre trato de esforzarme para que no me queden demasiados pendientes. Este verano descubrí lo que en realidad ya sabía, y es que estudiar en vacaciones (vacaciones facultativas) no es lo mío. Sin embargo, con un poco (o muchísima suerte) aprobé uno de los dos exámenes que tenía pendiente.

Por eso ahora me dispongo a preparar el otro para rendir a fines de abril. Para ello elegí materias que supuse me resultarían menos pesadas y equilibrarían el tener que estudiar para un examen extra (y pesado). Y creo que eso es algo muy importante: saber elegir qué cursar y cuándo, si es que se tiene la posibilidad (estoy casi segura de que en una privada eso es mucho más fácil y probable que en una pública).

Con menos de dos semanas para estudiar todo un cuatrimestre de finanzas, y además tratar de seguirle el ritmo a las materias que estoy haciendo, se hace un poco complicado. Ni hablar si justo en el medio tenés compromisos con otras personas que no tuvieron mejor idea que cumplir años en esa fecha, o recibirse. Por supuesto que no existe la posibilidad de no participar en esos eventos, por lo que sólo me quedan dos opciones: retrasar la fecha del examen al próximo llamado (que no es la idea) o administrar bien mis tiempos. Menos de dos semanas: “llego cómoda”. Claro, tan cómoda como viajar en subte en hora pico.

No es que recién agarrara la carpeta después de un año, porque hace quince días que intento estudiar y apenas avancé un par de capítulos en el libro (que no me resultaron muy productivos) y una unidad práctica. Lo bueno fue que me dí cuenta que todavía en algún lugar de mi memoria, por más recóndito que fuera, el conocimiento estaba. Sólo era necesario traerlo nuevamente. Eso es lo que me ayuda a mantener en pie mi palabra: rendir a fines de abril.

Si en algún momento aprobé la cursada es porque ALGO tenía que saber. Y ese algo está ahí. Solo hay que traerlo de vuelta. Y si se puede, mejorarlo.

Entonces, ¿qué puedo hacer con tan poco tiempo? Dejar de pensar, de mirar la tele, de leer otras cosas y sentarme a estudiar.

Lo importante es no perder los objetivos. Si son objetivos claros, y uno los tiene siempre presentes, es más fácil no perder el camino. No está mal dispersarse un poco cada tanto, sobre todo si trabajás y estudiás. Hace falta despejarse. Quizás después de eso el estudio resulte mucho más fructífero. A mí al menos me sirve un montón, porque no estoy después todo el tiempo queriendo salir y pensando en por qué estoy encerrada estudiando y no afuera (con tan lindos días!).

Por eso, ¿estás cansado? ¿Venís de estudiar y trabajar y sin dormir? ¿Tenés un poco de tiempo? ¡Descansá, salí, divertite, despejate! Y después estudiá. Vas a ver que es más fácil. Eso sí. Estudiá!!!!

¡TRANQUI! Te ayudamos a preparar tus finales

Autor: Sabrina Iturbide

Lic. en Administración de empresas en UADE. Me gusta leer, escribir, cantar, tocar el piano, escuchar música y patinar sobre hielo. Algunos me consideran de otro planeta porque no me gusta la pizza.


Compártelo:


17 comentarios

  1. Pingback: Estudiar una carrera de grado a distancia | #SerUniversitario

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.